HILANDIA

A Blanca, la creadora de Hilandia, siempre le había gustado tejer y bordar desde que su abuela le enseñó con tan solo siete años. Después de años ajetreados de vida profesional en una multinacional, decidió parar y dedicarse a hacer lo que de verdad le gustaba hacer: tejer, sentir que crea algo tangible con las manos, poniéndole mucho cariño y creatividad, recuperando de paso un oficio en vías de extinción. Para ella, tejer es el nuevo yoga porque tiene virtudes relajantes, al tiempo que se aprovechan los recursos naturales de forma sostenible.

La curioso del caso de Hilandia es que se dedica a realizar todo el proceso desde que se esquila el vellón a la oveja, lavándolo, cardándolo e hilando su lana, hasta que se teje la prenda final. El resultado es lana merino española 100%, cálida y suave.  A veces la mezcla con alpaca, seda, algodón y todas las fibras de alta gama.
Su amplio catálogo va desde ropa para bebé (con materiales hipoalergénicos y fácilmente lavables), jerséis, bufandas para adultos, ropa para mascotas, hasta pendientes y en todos, la lana es la estrella.  Por supuesto, cuidando todos los detalles: los colores, los materiales, las formas, y también las cajas, las etiquetas y el papel de envolver, para que el resultado sea un regalo especial.

Cuando Blanca acude a un mercado, lleva su rueca con la que explica de una forma sencilla a niños y grandes el proceso del tratamiento artesanal de la lana de oveja a través del cuento que ella misma ha escrito: «El viaje del abrigo de Mery Merina» para niños de 1 a 100 años que quieran viajar a través del mundo de la lana y aprender como se hacen las prendas que visten.