REFRESH

Verónika y Alexey, una pareja de periodistas de profesión y artesanos de vocación, encontraron en el reciclaje creativo la forma de plasmar su creatividad, transformando objetos olvidados y convirtiéndolos en piezas decorativas y obras de arte.
Hace 6 años decidieron venir de Rusia a montar un hotel rural en Cuenca. Allí vieron la cantidad de residuos que se producían al cabo del día y pensaron que era necesario darles una segunda vida. De esta manera objetos que dejaban de funcionar como botellas vacías, grifos rotos, jerseys en desuso, plásticos, cartones, cobran nueva vida  y se convierten en lámparas, percheros, muñecos, juguetes, etc. Por eso cada producto es único, con su historia y carácter personal.

Es el reciclaje creativo o Upcycling, que combina dos grandes cosas: imaginación y respeto por el medio ambiente. Por cierto, Upcycling fue nombrada como palabra del año 2019.