SLASKA

Jola Slaska es artesana tejedora. En sus viajes a Perú descubrió hace diez años su pasión por tejer, viendo cómo lo hacían las mujeres con sus trajes coloridos sentadas en el suelo, tejiendo en telares atados a la cintura. Desde hace 3000 años tejen de esta manera y han alcanzado una maestría sin parangón. Trabajan con la lana de la alpaca, la mejor del mundo, cuyo rango cromático tiene más de 20 tonalidades, del blanco cremoso al negro brillante. Como se hacía antes, todos sus productos son fabricados a mano en telares tradicionales. Esto hace que cada pieza sea única e irrepetible, como el material del que están hechas.

El proceso de creación empieza por escoger las lanas e hilos. La principal fibra es la alpaca que, junta a la cachemira y la seda, es considerada una de las fibras más apreciadas y finas del mundo, tanto por sus atributos físicos como su capacidad térmica, su suavidad y su resistencia. Otra de sus fibras preferidas es la lana merina, obtenida de ovejas autóctonas y criadas de manera sostenible cuyo pelo es mucho más fino que el de una oveja normal. En ellos no utiliza tintes industriales.