VICTORIA OLT

Nacida de Estonia, lo primero que sorprende de Victoria Olt es su físico ligero y delicado, su juventud. Parece que su obra debiera haber sido pintada por una persona con más años de vida a sus espaldas, dada la fuerza de la misma.

Pero lo de lo que te das cuenta cuando te empiezas a comunicar con ella es de la energía de su voz, de su aplomo tranquilo y de cómo establece contigo una relación rápida y estable en cuanto se empieza a hablar de su pintura, la cual transmite una mirada profunda, original, de pureza en el sentido más amplio y aplomo, sin duda alguna.

Hay que tener buen ojo para percibir las miradas, las posturas, las seducciones, los sentimientos de desesperación y miedo de las personas para plasmarlos y que lleguen al público, y Victoria Olt lo tiene. Puede parecer que su obra estremece a primera vista pero, cuanto más la observas, más consigue atraparte en un realismo clásico, mágico y estremecedor al mismo tiempo.

Su pintura abre la ventana al alma humana que muchos queremos mantener cerrada, te expone, te encuentra. Utiliza colores vibrantes y contemporáneos que ayudan a revelar la historia emocional de cada individuo y, como ella misma expresa: ” Ofrecen consuelo al que lo quiere así como proveer un personaje ficticio con quien compartir la carga de la vida”. 

Contempla su obra ¿Con cuál de ellas te quedarías? Dirá mucho de ti, no lo olvides, elige tu cuadro.